Gente con alma

photo-1443376133869-19bce1f036e1
Foto: Jean Pierre-Brungs (Unsplash)

Esta semana, va a hacer un mes de los atentados de París. Aquella noche, en cuanto llegué a casa, me conecté a Twitter, atento a todo lo que se estaba relatando. Como tantas personas, aterrorizado por la idea de que exista gente con tal capacidad de maldad. Por mis intereses profesionales, sigo a muchas cuentas relacionadas con el marketing y el repaso a mi timeline me pareció desolador… En medio de aquella conmoción, muchos colegas seguían como si nada publicando sus contenidos tipo “las claves para conseguir followers en Twitter”, “Cómo hacer tu marca irresistible y cambiar el mundo”…

Y yo me pregunto, ¿pero qué me vas a contar tú de cambiar el mundo si vives de espaldas a él?

Todavía percibo mucha impostura en cuanto a la creación de contenidos profesionales en la red y, tal vez, todos tengamos culpa de ello. Es como si los temas en los que trabajamos en nuestro día a día, sean marketing, comunicación, recursos humanos o derecho, fueran contenidos ajenos a nuestra vida, tan solo dirigidos a ganar dinero y hacer negocio, cuando en realidad son disciplinas pensadas para ayudar a las personas.

Para mí, el marketing es vender, y yo soy consciente de que estoy siempre vendiéndome al exterior. ¿Qué es, si no, este blog? Dicho así, parece superficial, pero es que no lo veo como un negocio. Todos buscamos un lugar en el mundo. Los más ambiciosos, queremos incluso cambiarlo. Y eso no se consigue ocultándose en casa.

Cuando entro en Linkedin, veo muchas personas que parecen salidas de un spot televisivo de los años ochenta. CEOS o “expertos en” que ya aprovechan la mínima para mandarte un mensaje de “copia y pega” con el que solo quieren venderte algo. Pero eso es solo un ejemplo. Las redes están llenas de “postureo del éxito”.

Instagram, por ejemplo, de la que soy fan. Algunos solo lo usan para contar al mundo lo guapos que son, lo bien que comen, lo ordenada que tienen la casa… Bueno, ¿y qué? ¿Qué hay de auténtico de ti en aquello que muestras? A mí también me gusta subir fotos en plan “mirad qué bollito más bueno me voy a comer, rabiadme”, pero trato de ser siempre honesto. No me importa mostrarme inestable. El otro día, salí a hacer fotos en la niebla y les puse los filtros que me transmitían más oscuridad. Yo soy así. Mi estado de ánimo es tenebroso a veces. ¿Y qué? La vida no son solo sonrisas y surfing (perdonadme, vivo en Pamplona. No tengo mar. Quizá os tenga envidia :-P).

El caso es que nada de eso permanece, sin embargo. Toda impostura y cualquier posición que no venga de nuestra alma más íntima, se esfumará. En el marketing pasa así también. Comparen a Kurt Cobain y Justin Bieber. El primero, en 2005 (llevaba once años muerto), generó cincuenta millones de dólares. El segundo es ya un cantante de éxito, pero, ¿quién se acordará de él dentro de, yo que sé, diez años?

Que nadie se me eche al cuello, hablo de Justin como podría hablar de cualquier artista pop prefabricado o de otras estrellas de un día. El caso es que Kurt hacía la música que salía de su alma, con sus luces y sombras. Se entregaba al 100% y eso le genera fans hasta después de su muerte. Despertaba emociones y, caray, todos somos adictos a las emociones.

Anuncios
Gente con alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s